Ecuador en Guerra Cibern├ętica

Sin saberlo aún, Ecuador, un pequeño país andino enfrenta su primera guerra cibernética.  Anonymous, una presunta estructura internacional  la ha iniciado, a través de su declarado y evidenciado interés de atacar sitios gubernamentales.

Sin saberlo aún, Ecuador, un pequeño país andino enfrenta su primera guerra cibernética.   Anonymous, una presunta estructura internacional  la ha iniciado, a través de su declarado y evidenciado interés de atacar sitios gubernamentales en protesta a la sentencia del 20 de julio de 2011 que condena a tres directivos y un articulista (el cual renunció a este cargo durante el proceso) del diario guayaquileño El Universo.

Independientemente de las motivaciones, este es un escenario nuevo para el Ecuador, las experiencias previas se relacionan con conflictos armados, principalmente en su frontera sur, los cuales concluyeron luego de un acuerdo de paz con el Perú.

La guerra electrónica constituye un elemento que forma parte de las confrontaciones físicas, con un exhaustivo análisis del espectro radioeléctrico y la codificación y decodificación de señales que pudieran ser del enemigo y pudieran estar en cualquier parte. Interceptarlas, interferirlas, eliminarlas o tergiversarlas son entre otros, objetivos de la guerra electrónica.

Sin embargo la guerra declarada contra un estado completo, el Ecuador y a todos sus sitios públicos, en la arena del Internet, es probablemente uno de los primeros precedentes en el cual un país es blanco de un ataque cibernético que puede y debería ser considerado como un acto de provocación y declaración de guerra.

Un enemigo en un campo de batalla tradicional es fácilmente identificable y puede determinarse su ubicación geográfica, sin embargo un enemigo en la red constituye un intangible que puede fácilmente esconderse, mutar, camuflar, tomar otra identidad, etc. y dependiendo del grado de acceso conseguido en los sitios atacados puede conseguir información sensible que pone en riesgo a los habitantes y la institucionalidad de un país.

La divulgación o alteración de las bases de datos que contienen información sensible de los ciudadanos, como sus datos de ciudadanía, información fiscal, financiera, académica, etc, constituirían una grave vulneración a su intimidad y exposición a su seguridad, sin considerar las consecuencias de pérdidas o alteraciones de datos.

Este enfrentamiento invita a la reflexión de la responsabilidad de los administradores de tecnologías y telecomunicaciones en la prevención, diseño e implementación de estrictas y disciplinadas políticas de seguridades de datos para los centros tecnológicos de acopio de información, los cuales son, por su naturaleza, blancos predilectos de ataques cibernéticos.

Ecuador, al igual que muchos países no está preparado para enfrentar una guerra cibernética y lo que actualmente ocurre es un liviano escenario, comparable a una escaramuza en el campo de batalla, si se considera las dimensiones que este tipo de ataque puede derivar. En necesario categorizar esta vulnerabilidad dentro de los escenarios de seguridad nacional correspondientes y dotarles de la tecnología necesaria, para sin vulnerar la  intimidad de los ciudadanos, les garantice su seguridad.

La tecnología a implementarse debe necesariamente ser de estándares abiertos, sin códigos secretos o maliciosos de sus fabricantes, que en algún momento pueden vulnerar al estado y ponerlo en indefensión. Una tecnología de la cual es estado pueda verdaderamente, a través de sus técnicos, apropiarse y usarla indiscriminadamente para precautelar la seguridad e información de sus ciudadanos

Comentarios (0)


Alcance Libre
http://www.alcancelibre.org/article.php/20110810191440494