Wikileaks detiene sus operaciones

Julian Assange afirma que no tienen presupuesto para continuar publicando, debido al bloqueo financiero que ha hecho imposible que se les hagan donaciones por medios electrónicos.

Según Assange, el 95% de sus ingresos ha sido bloqueado ya por Visa, Mastercard, PayPal y otros operadores a través de los cuales obtenían donaciones, por lo que hoy anunció que el sitio dejará de publicar nuevos documentos en lo que buscan una alternativa para sobrevivir.

Se ha criticado que el número de documentos que Wikileaks dice manejar es irreal, lo cual parece ser cierto. Los volúmenes de información han sido puestos en duda, al igual que el criterio de publicación, respecto al cual Wikileaks ha tenido diferencias con sus principales aliados, los periódicos The Guardian (Inglaterra), The New York Times (EEUU), El País (España), Der Spiegel (Alemania) y Le Monde (Francia). Estos dicen que mucho del material que se publica no es de relevancia y sólo aumenta el volumen de lo publicado, posiblemente cubriendo información que debería llegar al público de forma más clara.

En el aspecto financiero, también ha habido suspicacias, pues las cifras citadas para operar el sitio parecen ser demasiado altas (3.5 millones de dólares para continuar operando como hasta ahora), sobre todo cuando Wikileaks no ha publicado nueva información desde hace seis meses.

Con este estado de cosas, tiene sentido defender el caso de Wikileaks? Debemos preocuparnos por el bloqueo financiero? O simplemente nos encogemos de hombros y regresamos los ojos a nuestros iPads?

El caso de Wikileaks, seamos simpatizantes de la organización o no, debe ser un antecedente preocupante, porque poderes "fácticos", como se les suele llamar ahora, se coordinan para bloquear a una entidad y evitar que reciba recursos. Esto constituye una medida de control que atenta contra la libertad de expresión. Viene a la memoria aquel subterfugio, durante la década centrada en 1968, en la que los periódicos mexicanos "inconvenientes", encontraban de repente escaso el papel y no podían publicarse. No había prohibición, simplemente una "desafortunada" escasez de recursos. Ejemplos parecidos pueden encontrarse en muchos otros países, con gobiernos de todas las orientaciones.

Como se afirma hoy mismo en esta nota, cuando el Departamento de Estado de EEUU inició una demanda contra Microsoft, hubiera sido escandaloso que los bancos iniciaran un bloqueo para que no obtuviera dinero para seguir operando. Por qué ahora tanta gente está de acuerdo con el bloqueo de una entidad que ni siquiera está acusada por el Departamento de Estado? Vaya, ni siquiera está siendo objeto de alguna acción penal (el problema de su director es estrictamente de él y no de la organización).

Los que valoran la libre expresión, así estén a favor o en contra de Wikileaks, debieran esperar que gane la batalla, porque el antecedente que se está dejando sentado vendrá a perseguirnos después... a todos.

Comentarios (0)


Alcance Libre
http://www.alcancelibre.org/article.php/20111024143313595