Si algunos de nuestros foros, manuales, ALDOS, paquetería o proyectos te han resultado de ayuda, apreciaremos mucho nos apoyes con un donativo.

SOPA/PIPA, los bienes virtuales y la creación de riqueza

En esta semana se ha hecho evidente que existe un gran conflicto entre las empresas poderosas dueñas o que tienen derecho sobre, los llamados “contenidos” de sus páginas web (y las de otras asociados a ellos) y el espíritu con el que fue creada y se ha desarrollado hasta ahora Internet.

SOPA y PIPA talvés no sean los primeros intentos del lado occidental del mundo para controlar lo que fluye, legal o ilegalmente, en la red; pero ciertamente son los primeros intentos de los que se ha discutido con cierta amplitud aun en los medios de información tradicionales como la prensa, la radio y la TV.

Me llama la atención que en México se ha dado difusión al tema, pero me parece que menos que a las versiones nacionales (ACTA, Ley Doring, etc.).

Estos asuntos están apenas en sus inicios y considero que lamentablemente todavía habrá muchos otros “apagones” de sitios web antes de que se llegue a una solución “Ganar-Ganar” para todos los involucrados, incluidos nosotros los internautas, compradores de buena fe en negocios por Internet; consumidores de “contenidos” en la red.

Solo espero que quienes legislen sobre estos temas, escuchen la voz y tomen sugerencias de nosotros los usuarios.

Por otro lado y sin embargo de alguna forma asociado al tema SOPA/PIPA, tengo un comentario que quiero compartir con ustedes y recibir, si es posible so valiosa opinión.

Meditaba yo sobre los “gadgets” electrónicos y sus capacidades de almacenamiento y caí en una cadena de pensamientos que deseo compartir con ustedes, pero además quisiera saber sus opiniones al respecto. Mi intensión es saber si alguien más comparte mis ideas o solo yo tengo, por así decirlo dudas existenciales sobre la realidad virtual en la que coexistimos y cohabitamos algunos.

Resulta que como muchas otras personas soy aficionado a la música y tengo un dispositivo para almacenar, en formato mp3 mis obras favoritas.

Desde joven inicié una colección de discos, primero en formato de LP en vinilo (no creo tener ninguno en acetato) y más adelante en formato de CD.

A la fecha tengo una colección de más de 200 LPs y aproximadamente unos 500 CDs. Todos ellos son originales con todo y cubiertas y portadas y en buen estado.

Solo para ir dándoles rumbo sobre la dirección de mis barruntos les diré que; aunque no está a la venta esta colección, yo calculo que podría valer algunos buenos pesos entre otros coleccionistas y seguidores de algunos de los grupos de rock de los 70s y 80s de quienes tengo LPs y versiones remasterizadas en CD.

Durante varios años ya, he ido digitalizando esta música copiándola a formato MP3 en un dispositivo de almacenamiento dedicado a ello. Este archivo digital ocupa actualmente más de 35GB de almacenamiento.

Fue al copiar estos archivos al reproductor portátil que iniciaron mis tribulaciones.

¿Qué pasaría si yo quisiera vender mi colección de música?.

Suponiendo que exista un comprador dispuesto a pagar por los discos físicos, yo tendría que entregárselos a cambio de, digamos, dinero. Después de todo todos esos discos son míos, ya que yo pagué por ellos en su momento.

Desde luego las obras no son mías, pero nunca lo han sido (SOPA/PIPA), yo compré un vehículo, por así llamarlo, para poder escucharlas a través de un aparato reproductor adecuado.

Aquí conviene aclarar que cuando escribo la palabra “obra” en este documento, me refiero a la creación artística de algún músico a quien se le atribuye o reconoce la autoría de la misma.

Pero si lo que yo quisiera es vender mi colección dentro del reproductor de música; ¿ Lo puedo hacer?.

Yo pagué  por los discos de donde esos archivos salieron; ¿eso me permitiría vender los archivos digitalizados? (Desde luego, ahora se que no vía Megaupload so pena de ser detenido en calidad de delincuente por el FBI). Bajo la lógica de los recientes acontecimientos, supongo que tendría que entregar los originales también, para que no se me considerara pirata ni pudiera yo hacer esta transacción ad-infinitum en forma ilegal.

En ninguna de estas situaciones hipotéticas, soy el dueño de las obras. Esto es claro, ¿verdad?. No puedo vender lo que no es mío.

Pero es aquí en donde comienzan mis verdaderas dudas:

En el caso de la música digital, si la compro en una de las tiendas virtuales de música que existen; ¿qué es lo que compro?. Desde luego, no la obra, pienso yo que solo el vehículo para después poder reproducirlo en el dispositivo adecuado.

¿Es correcta mi analogía?.

Si el contenido del reproductor fue comprado en una tienda virtual; ¿lo puedo re-vender?.

Si la respuesta es afirmativa, entonces yo podría vender mi reproductor y su contenido no en el precio del reproductor sino adicionarle el valor de lo contenido en él. En este caso no existiría contraparte física de los archivos.

¿Habrá alguien que lo pague reproductor más contenido?.

Por otro lado; ¿Qué sucederá el día que yo decida heredar mi colección de música?. Respecto de la física, creo no tener problemas para hacerlo, ya que yo pagué por ella y al menos los discos son míos (no la obra).

Pero que pasa con las adquisiciones en tiendas virtuales, ¿son heredables?. ¿De qué manera o cómo se heredan?, ¿Cuánto valdría una colección en ese caso?.

El discurso anterior, me llevó a otra circunstancia común, ya que habemos muchas personas que a lo largo de su vida hemos coleccionado libros también. Novelas, relatos, cuentos, textos de matemáticas, de física, libros de arte, de fotografía, de historia, de caricaturas, de historietas, de dibujos, por mencionar algunos temas que no pasarían de moda y que podrían conservar y aun incrementar su valor en el futuro. Algunos los libros técnicos han perdido mucho valor cuando la materia que abordan no es actual.

Hoy en día, los libros electrónicos son una realidad que además va desplazando poco a poco al libro físico tal y como lo conocemos todavía.

En la historia de la humanidad, las bibliotecas se han considerado importantes herencias, no solo por su valor cultural sino también por su valor económico. Recuerden los incunables o las primeras ediciones de algunos clásicos.

¿Cuánto valdrán en el futuro las bibliotecas electrónicas?. Estoy cierto que las de Amazon, Google, Proyecto Gutemberg, por nombrar solo algunas, tendrán un valor económico considerable. Ahora me queda la duda si son legales en los términos de SOPA/PIPA.

¿Existirán los incunables electrónicos?

Pero, ¿Qué pasará con las bibliotecas familiares?, ¿existirán en el futuro?, ¿tendrán algún valor económico que sus poseedores del que sus herederos se puedan beneficiar?.

En todo caso, vuelvo a señalar que se trata de considerar estos asuntos desde el punto de vista de quien compra libros y luego los desea vender. No la obra, solo el vehículo.

Al vender un lector de libros electrónicos; ¿debo borrar el contenido de su memoria?.

Si en un lector electrónico promedio puedo almacenar una biblioteca de unos 3500 a 4000 libros, ¿el dinero invertido en ellos es un patrimonio familiar?, como lo es el caso de adquirir el mismo volumen de libros físicos para un biblioteca familiar o una modesta biblioteca escolar.

Estas cuestiones me llevan a pensar sobre el concepto de generación de riqueza. Este es considero yo el tema central detrás de SOPA/PIPA. Solo que la defensa que estos intentos, todavía, de leyes cuidan (como siempre) los intereses de las Grandes Empresas, no de los ciudadanos comunes.

En ese sentido SOPA/PIPA y demás engendros que surjan, cuidarán la riqueza de los ya de por si ricos, pero de ninguna forma protege a quienes consumen, legalmente, sus productos.

Todos obtenemos a raíz de nuestro trabajo dinero, mismo que empleamos en alguna medida además de sufragar gastos, para autogenerarnos riqueza a través de la adquisición o inversión en algunos bienes materiales.

Yo considero que los bienes materiales como los discos CDs, DVDs, Blue Rays y Libros son parte de esa riqueza personal (o familiar), sobre todo si has erogado una cantidad importante de dinero en ellos y tienes una colección interesante (para ti y alguien más) de obras en ella.

En la medida de que estos bienes son físicos es fácil pensar en la forma en que podemos disponer de ellos: regalarlos, (re-)venderlos, heredarlos (en su momento), donarlos, etc.

Pero a mi me ha costado trabajo entender qué y cómo puedo hacer con lo bienes virtuales (no muchos por fortuna) que he adquirido hasta ahora.

Más aun, me preocupa pensar en la situación que vivirán nuestros hijos o nietos con sus bienes virtuales, dadas las actuales tendencias tecnológicas y comerciales[1]; si no entendemos con claridad que sucede hoy con esos bienes virtuales (si es que lo son) en relación a su propiedad y lo que sus legítimos dueños pueden y no pueden hacer con ellos.

Es posible que solo el que comercia, en el mundo virtual en el lado del vendedor, genera riqueza en el mundo real y que lo que se adquiere a través del mundo virtual y del comercio electrónico no constituye riqueza para el que lo compra (por no ser un bien). En particular si lo que se adquiere es música, literatura, video o cine. Entonces; ¿deberíamos dejar de comprarlos o comprar menos ya que estamos gastando y no invirtiendo nuestro dinero?.

Desde el punto de vista de la economía ortodoxa, ¿cuándo es que nos generamos riqueza?, ¿aplican los mismos criterios en el mundo virtual?, ¿quién genera riqueza en el comercio electrónico?.

Estas son algunas de las dudas que me han surgido sobre los productos digitales que podemos conseguir, algunos de ellos mediante un pago en Internet. Solo que no entiendo como intentos de ley como SOPA y PIPA van a contribuir a que el mundo sea más justo para todos.

Atención: Salvo que se indique lo contrario, la licencia del texto de este documento es Creative Commons Reconocimiento 2.5, mediante la cual usted tiene permitido copiar, modificar, comunicar y distribuir el contenido de este texto, de manera total o parcial y publicarlo o difundirlo en cualquier otro sitio de Internet o medio de comunicaciòn, siempre y cuando incluya o cite (1)el nombre de este sitio de Internet, (2)enlace permanente de este documento, (3)nombre del autor y (4)la misma licencia de distribución.


[1] En mi caso personal, después de unos 35 años de coleccionar música tengo poco más de 5000 “canciones” almacenadas.

Si una persona está formando una colección similar a través de adquirir música, no piratearla, tendrá que invertir en pesos actuales un promedio de 50,000 pesos para tener una colección similar en número de “canciones” a la mía (estimando un precio promedio de 10 pesos por canción).

En el caso del pirateo, el futuro sería todavía más gris ya que entonces los creadores de obras tendrían poco o nulo interés en crear nuevo material, con lo que no solo se dejaría de generar riqueza material sino también del espíritu y eso, según yo sería una verdadera catástrofe.


Atención: Salvo que se indique lo contrario, la licencia del texto de este documento es Creative Commons Reconocimiento 2.5, mediante la cual usted tiene permitido copiar, modificar, comunicar y distribuir el contenido de este texto, de manera total o parcial, y publicarlo o difundirlo en cualquier otro sitio de Internet o medio de comunicaciòn, siempre y cuando incluya o cite (1)el nombre de este sitio de Internet, (2)enlace permanente de este documento, (3)nombre del autor y (4)la misma licencia de distribución.

Opciones: Imprimir | Recomendar | Enlace permanente

Twitter Facebook Google Bookmarks Bitacoras.com Wikio Menéame Technorati Bloglines Digg Yahoo Buzz

Seguimientos (Trackback)

URL de seguimiento para esta entrada:
http://www.alcancelibre.org/trackback.php/20120120173327468
  • SOPA/PIPA, los bienes virtuales y la creación de riqueza
  • 2comentarios
  • Crea cuenta nueva
Agregar comentario

Los siguientes comentarios son de la persona que los haya enviado. Este sitio se deslinda de cualquier responsabilidad respecto de las opiniones expresadas por los participantes en nuestros foros y secciones de comentarios, y el hecho de publicar las mismas no significa que se esté de acuerdo con éstas.

  • SOPA/PIPA, los bienes virtuales y la creación de riqueza
  • Escrito por:teno el  21/01/2012, 10:11

Bueno yo no se de leyes, ni nada de eso. Pero reflexionando sobre el tema, creo que el pasar tus canciones de CD's a un formato digital podria ser considerado pirateria. Como dijo usted mismo, adquirio el medio, osea los discos son suyos para la musica que hay en ellos no. A como yo lo veo la solucion seria usar la misma tecnologia para hacer que cierto contenido solo se reprodusca en cierto dispositivo, como en el caso de los videojuegos, que si usted compra uno para Xbox 360, no puede jugarlo en un PS3.

Pero todo mundo sabemos que existe la ingenieria inversa y que esos candados se verian sobrepasados en algun momento, dejando desprotegida la obra y tal vez por esos surjan iniciativas como SOPA o ACTA.

La pirateria es una actividad ilicita en este marco legal y las empresas no han sabido dar soluciones tecnologicas a problemas tecnologicos. Sin embargo en donde yo veo el absurdo es en el copyright. Si alguno de nosotros fuera quimico o medico y encontrara la cura para el SIDA que haria ¿pudrirse en millones a cambio de salvar menos vidas? o ¿compartir el nuevo conocimiento con el mundo y asi poder salvar a mas personas?

Yo sinceramente no se, a quien se le ocurrio la estupidez de que las ideas tienen dueño. Las iniciativas de la SOPA y del ACTA solo ponen de manifiesto la forma en la que el copyright atropella los derechos de los consumidores y ademas, frena el avance tecnologico.

Es verdad que todos buscamos y merecemos algo a cambio de lo que hacemos, pero seria mas inteligente que alguien propusiera un mecanismo para premiar y remunerar la creatividad, sin que sea la avaricia la que dicte las normas y sin que se atropeyen los derechos de las personas ni se frene el progreso

 

He dicho!!
 

Editado el 21/01/2012, 10:11 por teno
  • SOPA/PIPA, los bienes virtuales y la creación de riqueza
  • Escrito por:Gerardo Juarez el  23/01/2012, 17:30

Me parece que tus dudas justamente tocan las diversas caras que tiene todo este
problema que se hace más evidente cuando las nuevas tecnologías plantearon
escenarios que las legislaciones existentes no contemplaban. Si somos más
cuidadosos, debemos decir que el problema siempre existió, pero sólo causó
preocupación cuando comenzó a abarcar un porcentaje significativo del mercado,
esto es, cuando representó dinero. Antes de eso sólo se daba en casos aislados
y poco frecuentes, razón por la cual los encargados de las leyes no se
preocuparon de hacer ajustes.


Al no tomar medidas proactivas a tiempo, las legislaciones tienen que ser
cambiadas ahora, pero los legisladores están en modo de crisis, favoreciendo a
las partes más poderosas con tal de salir del problema como sea -y si se puede
con más dinero en las manos- y esa es la legislación que vamos viendo aprobada
día con día.