Por qué me volví Pirata?

Con el reciente asunto de SOPA y la "ley" Döring, se ha reactivado la polémica sobre la llamada "piratería" en Internet y los derechos de propiedad intelectual. Esta historia reúne en un sólo sitio muchos de los aspectos de este problema.

En esta nota, el autor, Juan Camilo Cano, nos cuenta sus motivos para volverse pirata. Todo comenzó cuando quiso conseguir una película de Morgan Freeman, pues tenía que entrevistarlo y -siendo uno de sus actores favoritos- iba a pedirle que le autografiara dos DVDs. El problema es que no pudo nunca encontrar uno de ellos. Ninguna tienda en Madrid lo tenía pues estaba "descatalogado". Al encontrarlo como archivo descargable halló también un nuevo acceso a la cultura.

Primero usó programas P2P. Luego descargas directas. Vió películas que nunca habría visto de otro modo, supo de grupos que nunca había escuchado y no habría sabido jamás que existían. Ahora se han visto reducidas sus opciones porque Megaupload fué cerrado y los sitios similares han restringido sus servicios para que no los cierren también.

Pero no le importa. Afirma que usará otros servidores. Y si los quitan, volverá a usar P2P. Y si no hay nada, se reunirá con desconocidos en parques y cafés para intercambiar. Hay una atmósfera que recuerda a Fahrenheit 451 en su historia, un futuro donde los libros están prohibidos y lo que hace la gente es aprenderlos de memoria, uno por persona, para conservarlos, en una incontrolable manifestación de voluntad colectiva. Cito textual uno de sus últimos párrafos:

Porque ya no puedo volver atrás. Ya no quiero ver sólo las películas que las distribuidoras deciden que es rentable traer al país. Ya no quiero ver series mal dobladas al castellano por los mismos actores de doblaje (¿por qué escucho las voces de los Simpson en todas partes?). No quiero depender de lo que a la cadena de televisión de turno se le antoje programar, ni estar diez minutos viendo cortes de una publicidad que en el mejor de los casos no me interesa, y en el peor me ofende. No quiero tener que buscar incansablemente una película que quiero ver y que no existe porque a una industria decadente se le ocurrió descatalogarla. ¡Es el siglo XXI, por todos los cielos!

Será la industria editorial la siguiente? Juan Camilo así lo cree. Será?

Comentarios (0)


Alcance Libre
http://www.alcancelibre.org/article.php/20120127191413690