Los consumidores de EE.UU. están retando a la obsolescencia programada.

El NY Times ha publicado un artículo [requiere registrarse] donde se documentan indicios de importantes cambios en el comportamiento de los consumidores de EE.UU., como resultado de la recesión económica de 2008: están comprando menos artículos de tecnología y además haciendo que éstos duren más tiempo. Esto, sin duda alguna, es hacerle frente a la obsolescencia programada, que es justamente lo que distingue al mercado de consumo y el sistema económico actual.

Aunque las diferencias en algunos casos son de algunos meses, quienes defienden el irresponsable y poco amistoso con la ecología, mercado de consumo, afirman que este cambio en la conducta de los consumidores frenará la recuperación económica y que vuelvan a ofrecerse créditos fáciles y todo debido a la fuerte impresión que dejó la recesión en los consumidores.

Si lo vemos por el lado positivo, el que los consumidores compren menos y hagan rendir mas la cosas, es benéfico para el planea, pues hay menos derroche, menos desperdicios electrónicos y se utilicen menos minerales (que son limitados en nuestro planeta). Esto también beneficiará a países del tercer mundo, como Ghana, pues tendrán que recibir menos componentes electrónicos de segunda mano (que en realidad es basura inservible que se etiqueta así para poder sacarla de países como EE.UU.) que tiene convertidos a estos países en los basureros del primer mundo.

Hay personas que han poseído computadoras por más de 5 años y solo las han desechado cuando definitivamente presentaron demasiadas fallas y en muchos casos fueron reemplazadas por computadoras re-acondicionadas. las personas comienzan a ver las cosas de manera diferente tras el tumulto en la economía, dejando la sensación de que el dinero se utilizará mejor si se deja de tirar a la basura cosas que aún tienen valor y utilidad.

El artículo menciona que esto también está ocurriendo en el mercado automotriz, pues hoy en día las personas tienen la tendencia de conservar los vehículos hasta por 63.9 meses, es decir, 4 meses más que el año anterior y un 14% más que en 2008. Malo para compañías como General Motors, Ford, Chrysler o Toyota y pero aún para los codiciosos ejecutivos de las grandes corporaciones (responsables de la recesión económica de 2008, de entre los cuales solo ha ido a la cárcel una persona), pero bueno para el planeta y el mejor aprovechamiento de sus limitados recursos naturales.

También hay indicios de que, en promedio, la gente está esperando hasta 18 meses para cambiar de teléfono celular, lo cual representa dos meses más que hace unos años. Aquí la diferencia es menos debido a las novedades de los teléfonos inteligentes y a la moda.

Nancy F. Koehn, profesora de la Escuela de Negocios de Hardvard e historiadora del comportamiento del consumidor, dice que difícilmente regresaremos a la época de nuestros abuelos en que las persona cuidaban mucho las cosas que utilizaban para que durasen toda la vida, pero se verá un lento y constante avance hacia esa tendencia. En otras palabras, la tendencia va en contra de la obsolescencia programada.

La obsolescencia programada fue una irresponsable creación de los empresarios tras la crisis financiera que inició en 1929 y consite en crear productos que duren solo un determinado tiempo o que sean fácilmente superados por nuevos productos, para obligar a los consumidores a comprar nuevos productos. La obsolescencia programada tiene un potencial considerable y cuantificable para beneficiar a los fabricantes, debido a que el producto va a fallar en algún momento, obligando al consumidor a que adquiera otro producto nuevamente. De acuerdo a Wikipedia, «el objetivo de la obsolescencia programada es el lucro económico inmediato, por lo que el cuidado y respeto del aire, agua, medio ambiente y por ende el ser humano, pasa a un segundo plano de prioridades. Cada producto que se vuelve obsoleto, supone contaminación. Es un evidente problema del actual sistema de producción y económico: atenta agresivamente contra la armonía y equilibrio de la naturaleza.» Cabe señalar que la obsolescencia programada propone un modelo económico que es insostenible a largo plazo en un planeta como el nuestro, donde los recursos minerales son limitados.

Recomiendo mucho mirar los siguientes documentales, a fin de explicarme de el por qué pienso que esta tendencia, aunque mala para los chinos, los reportes de ingresos trimestrales de las grandes corporaciones y los bolsillos de los ejecutivos más codiciosos y acaudalados, es buena para el mundo, la naturaleza y el resto de los seres humanos:

 

Fuente de información: Slashdot.

Comentarios (0)


Alcance Libre
http://www.alcancelibre.org/article.php/consumidores-retando-obsolescencia-progr