Si algunos de nuestros foros, manuales, ALDOS, paquetería o proyectos te han resultado de ayuda, apreciaremos mucho nos apoyes con un donativo.

Menéame, de cómo la mujer del César, además de honrada, debe parecerlo.

Esta es la crónica de un éxito fugaz, tras mis primeros pinitos en Menéame.net y de cómo una trayectoria y un prestigio pueden ser tirados por la borda tras ser acusado de spamer. [Nota del editor: Les invito a leer el texto a continuación, el cual encontramos sumamente interesante. Como era de esperarse, está siendo votado negativamente por quienes sienten desagrado por las críticas]

Le puede suceder a cualquier usuario registrado en Menéame.net por ignorancia o descuido y espero que sirva no sólo como aviso a navegantes, sino también como inicio de un debate sobre dónde se encuentra la linea roja entre la información y el spam.

Para empezar, debo decir en favor de los gestores de Menéame que, en mi modesta opinión, se trata de un sitio excelente, atractivo y bien diseñado y buena prueba de ello es que todos regresamos allí alguna vez y lo divulgamos generosamente en nuestros círculos de influencia.

Ello no quita que exprese mi pesar y haga público un aspecto negativo del sitio, deducido de mi propia experiencia personal, que deseo se acepte como crítica constructiva y no como un afán de revancha.

Casi desde que nació (es un sitio joven pero de éxito inmediato), suelo pasearme regularmente por Menéame para leer las noticias, anécdotas o artículos más destacados del día y que ocasionalmente me sirven de inspiración para mis propios artículos en otros medios. Pero, en ocasiones me sorprendo de cómo algunos de ellos, objetivamente mediocres, pueden llegar a ocupar la portada y ser votados de manera masiva por los usuarios.

Me preguntaba, cómo un texto intrascendente, en el que su autor no pudo emplear más de media hora, tuviese cientos de meneos y alcanzase innumerables comentarios de todo tipo ¿Qué estaba fallando, el sistema o la audiencia?

Así que, me propuse hacer un experimento: por primera vez después de mucho tiempo decidí abandonar las bambalinas y participar en el juego. Lógicamente, no podía hacerlo enviando artículos tan mediocres como los que yo mismo criticaba y para ello elegí los 5 ó 6 que consideré mejores (tanto propios como ajenos) por el tiempo y trabajo invertido en su creación. Pretendía evaluar qué incidencia tendría en los usuarios la lectura de documentos cuya elaboración supuso meses de trabajo (incluso con apoyo de colaboradores), así como la recopilación de variada bibliografía.

Dos ejemplos de extensos y elaborados artículos enviados:

Me registré en Menéame y tras leer sus condiciones de uso comencé a enviar los enlaces. Reconozco mi impaciencia por conocer la aceptación de los usuarios y por eso no me preocupé de diversificar los artículos por diferentes sitios, sino que envié los que ya se encontraban publicados en dos sitios concretos (natureduca.com y mentesinquietas.es). ¡Grave error! Pues, aunque el sistema acepta el envío de varios enlaces desde una misma IP y hacia un mismo dominio una vez ha transcurrido un tiempo determinado (el sistema avisa de ello y se debe esperar), sin embargo el criterio seguido por los administradores cuando hacen las revisiones manuales es diferente: si detectan este caso es penalizado y declarado como Spam.

Yo he sido acusado de realizar esa operación, por otro lado permitida por el propio sistema de Menéame. Tras mi larga experiencia en la Red, sería un ingenuo si pensara que podría practicar Spam en Menéame sin ser detectado y sancionado, por ello no fui consciente de estar actuando contra sus reglas, más aún cuando el propio sistema establece unos tiempos y condiciones para el envío de los enlaces hacia un mismo sitio; si aceptó mis envíos es porque está diseñado para permitirlos, en otro caso los habría impedido.

¿Cuántos enlaces puede enviar diariamente a Menéame un único usuario? y, ¿Cuántos se pueden enviar apuntando hacia un mismo dominio? No se sabe, porque en las normas de Menéame.net no se especifica y el sistema no los inhibe una vez llegado a un límite preestablecido. Únicamente se expresa que no se puede hacer promoción de un sitio, pero eso resulta muy ambiguo, pues deja al albedrío de un administrador decidir cual es el límite. Luego, la linea roja entre la información y el Spam puede ser muy delgada.

Además, ¿con qué criterio se valoran las noticias en ese sistema con respecto a su diversidad? Es decir ¿Se valoran menos unas pocas noticias de alta calidad sólo porque procedan de uno o dos sitios, frente a muchas noticias de menor o mayor calidad procedentes de sitios diversos?

Si el criterio general es penalizar a quien envíe noticias de un solo sitio, solo por temor a que se haga una promoción encubierta del mismo ¿Por qué no modifican el funcionamiento del sistema para limitar ese envío a un número determinado?, la solución parece sencilla y los administradores tendrían mucho menos trabajo policial.

Por otro lado, no sufro por ser calificado de spamer, pues no tengo mala conciencia, pero si de que los artículos fuesen penalizados en base a una actuación totalmente ajena a su contenido. Un ejemplo clarificador: ¿echamos a la hoguera todos los libros de Fernando Arrabal porque su prestigio decayó aquel día que salió totalmente ebrio en una tertulia literaria de televisión? (todo ello sin pretensiones de querer emular a ese gran dramaturgo, por supuesto).

En síntesis eso es lo que ocurrió: los gestores de Menéame valoraron los artículos como muy currados, pero según ellos mi actuación había echado un buen trabajo por la borda (¿?) Luego entonces, ¿la calidad de un artículo se evalúa en función del comportamiento personal de su autor?

Los gestores de Menéame harían bien en aclarar este extremo, para no dar pie a que los usuarios piensen que existen amaños con objeto de situar determinados artículos en portada, en detrimento de otros que tal vez lo merezcan más. Yo, particularmente, creo en esa transparencia y dudo que exista intervención al margen del proceso natural de votación, pero mi caso puede dar lugar a esa duda.

Reivindico que no es mi estilo realizar las prácticas de las que se me acusa y sólo defiendo la justicia para unos trabajos que tal vez lo merezcan más que yo.

En este sentido, me molesta especialmente tener que demostrar que soy una buena persona, pues me disgusta ir por el mundo publicitando mis buenas acciones; el que realmente tiene estos sentimientos no busca el reconocimiento, simplemente los practica y punto.

Pero, en este mundo nuestro tienes que demostrar tu reputación. Desgraciadamente, la mujer del César no sólo tiene que ser honrada, también tiene que parecerlo.


Artículos relacionados y sugeridos:


Atención: Salvo que se indique lo contrario, la licencia del texto de este documento es Creative Commons Reconocimiento 2.5, mediante la cual usted tiene permitido copiar, modificar, comunicar y distribuir el contenido de este texto, de manera total o parcial, y publicarlo o difundirlo en cualquier otro sitio de Internet o medio de comunicaciòn, siempre y cuando incluya o cite (1)el nombre de este sitio de Internet, (2)enlace permanente de este documento, (3)nombre del autor y (4)la misma licencia de distribución.

Opciones: Imprimir | Recomendar | Enlace permanente

Twitter Facebook Google Bookmarks Bitacoras.com Wikio Menéame Technorati Bloglines Digg Yahoo Buzz

Seguimientos (Trackback)

URL de seguimiento para esta entrada:
http://www.alcancelibre.org/trackback.php/meneame-de-como-almujer-del-cesar

C&P Esta es la crónica de un éxito fugaz, tras mis primeros pinitos en Menéame.net y de cómo una trayectoria y un prestigio pueden ser tirados por la borda tras ser acusado de spamer[...]Para empezar, debo decir en favor de los gestores de Menéame... [leer más]

  • Menéame, de cómo la mujer del César, además de honrada, debe parecerlo.
  • 2comentarios
  • Crea cuenta nueva
Agregar comentario

Los siguientes comentarios son de la persona que los haya enviado. Este sitio se deslinda de cualquier responsabilidad respecto de las opiniones expresadas por los participantes en nuestros foros y secciones de comentarios, y el hecho de publicar las mismas no significa que se esté de acuerdo con éstas.

  • Menéame, de cómo la mujer del César, además de honrada, debe parecerlo.
  • Escrito por:Joel Barrios Dueñas el  05/10/2008, 03:27

Es muy difícil poder entablar un auténtico debate con la gente que se siente atacada (a los que les quedó la camisa y el saco). Ninguno tuvo el valor suficiente para contestarte en Alcance Libre, pretextando que hay que registrase para hacerlo, cosa que de hecho es requisito en meneame y la mayoría de los blogs serios.

En general, luego de ver las reacciones en Menéame, solo se puede concluir que un sector de la elite de usuarios con más karma que los demás sufre de una etapa de negación, donde su premisa: Tu(ustedes) estás (están) mal, yo(nosotros) estoy(estamos) bien. En realidad la elite que voto negativo el artículo, siente desagrado e incomodidad al leer o aceptar críticas. Considera a dicha elite como un solo organismo. Para ellos las críticas equivalen a decirle a un católico tradicional que Dios no existe. Ninguno de los que votó negativo tuvo siquiera un comentario inteligente que diera pié a debate

Soy de la opinión de que Meneame es una democracia fascista, porque me parece injusto que el voto de algunos tenga mayor valor que el de la mayoría. He visto casos de excelentes artículos que fueron votados positivamente por 20 o 30 usuarios (120 a 180 de karma), pero con el voto de irrelevante o cansina de tres o cuatro usuarios con más karma, se van al fondo notas que hubieran aportado algo al resto de los usuarios. Es frustrante ver que una minoría es quien realmente decide que debe leer la mayoría en la portada. En una autentica democracia, el voto de cada persona vale por igual. Todos deben ser iguales. Todos los votos deben valer lo mismo.

Personalmente, casi nunca leo la portada de Menéame. Realmente creo que hay cosas mucho más interesantes entre los desperdicios que se quedan en menear pendientes.

Por otro lado, también hay una epidemia de spamiasis. Muchos de la elite ven spam imaginario en todos lados y son muchas las notas que se ven hundidas por la falta de criterio de unos pocos.

Es por este tipo de cosas que Menéame nunca dejará de ser más allá de una moda y curiosidad y jamás podrá ser considerado como una fuente seria de información.

---
--
Joel Barrios Dueñas.
Director General Alcance Libre, A.C.
http://www.AlcanceLibre.org/
La libertad del conocimiento al alcance de quien la busca.

  • Menéame, de cómo la mujer del César, además de honrada, debe parecerlo.
  • Escrito por:tecnotron el  12/10/2008, 09:15

Joel, muchas gracias por el comentario, pues lo entendí como un apoyo. Particularmente me quedó una espinita después de los acontecimientos en el sitio de Menéame y tanto es así, que ya adquirí el dominio noticiados.com (de momento aparcado), con objeto de abrir un nuevo sitio dedicado a la promoción de noticias y el mundo de la información, pero desde una perspectiva democrática (algo que tú denuncias en el comentario como carencia en Menéame). Me llevará meses implementar y dotar de contenido al sitio, pero con el tiempo y mis colaboradores de otros sitios que gestiono se constituirá un espacio abierto que no tenga los vicios de los que sufre Menéame.

Gracias de nuevo, un saludo muy cordial.

Abel Domínguez.