Si algunos de nuestros foros, manuales, ALDOS, paquetería o proyectos te han resultado de ayuda, apreciaremos mucho nos apoyes con un donativo.

Recomendaciones para poder actualizar sin sufrimiento (y sin utilizar terminales de texto) de Fedora 12 a Fedora 13.

Con el reciente lanzamiento de Fedora 13, llega número sustancial de mejoras en esta distribución para la experiencia de interfaz para el usuario. En mi caso particular, nuevamente la actualización de todos mis equipos ocurrió sin incidentes que lamentar. Actualizar desde Fedora 12 hacia Fedora 13 puede ser en una experiencia más agradable utilizando la herramienta preupgrade y tomando algunas precauciones que describo a continuación.

Ante todo, es importante aclarar que el Proyecto Fedora recomienda instalar desde cero y recomienda evitar actualizar desde una versión anterior. En realidad es posible hacerlo sin mayores problemas, siempre y cuando el sistema tenga un mínimo de paquetes.

Cabe resaltar que las recomendaciones a continuación prescinden del uso de una terminal, pudiendo realizarse todo el procedimiento desde el modo gráfico.

Requisitos.

  • Sistema con Fedora 12, el cual debe estar al corriente de todas sus actualizaciones.

  • Al menos 250 MB libres en partición que contenga a /boot.

  • Al menos 5 GB libres en partición que contenga a /var/cache/yum.

  • Al menos 512 MB RAM.

  • Conexión directa al tomacorrientes y batería de respaldo de energía completamente cargada.

  • Mucha paciencia, pues el procedimiento puede demorar toda la noche.

Respaldar información importante.

El título lo dice todo. Jamás se debe actualizar un sistema operativo, sea cual sea, sin respaldar antes la información importante en medios de almacenamiento confiables. Prevenir es un buen método para evitar experiencias desagradables.

Contar con un buen respaldo de energía.

El proceso de actualización desde Fedora 12 hacia Fedora 13 puede demorar muchas horas y debe transcurrir sin interrupciones. Es indispensable conectar las portátiles a la alimentación de corriente. Sí se trata de una computadora de escritorio, conviene asegurarse de que la batería de la unidad de respaldo de energía esté totalmente cargada.

Sí se carece de un respaldo de energía confiable, conviene mejor pensarlo dos veces antes de proceder o aceptar el riesgo que implica hacerlo bajo estas condiciones.

Disponer del espacio necesario.

La mayoría de los usuarios atiborran el disco duro de descargas de Internet, música, películas, programas y aplicaciones diversos, juegos, imágenes y fotografías y lo que se les ocurra en la mente. El proceso de actualización requiere espacio suficiente para descargar de 1 a 3 GB de paquetes, e incluso más en algunos casos. Mientras más espacio libre haya en el disco duro, mejor. La recomendación también puede aprovecharse para hacer una limpieza general y eliminar o mover hacia otros medios de almacenamiento, la información vieja y que seguramente lleva varios meses sin ser utilizada.

Cada vez que se actualiza el núcleo, éste se instala dejando versiones anteriores junto con sus módulos (54 MB de módulos por cada núcleo más 3.1 MB por cada núcleo en sí). Todo esto ocupa espacio innecesario. Conviene desinstalar los núcleos más viejos y solo conservar el más reciente. Esto puede realizarse desde Sistema ? Administración ? Añadir/Quitar software, de-seleccionado desde el menú de Filtros ? Solo paquetes nuevos y seleccionado desde el menú Filtros ? Instalados ? Solo instalados, haciendo una búsqueda de la cadena kernel, de-seleccionar los paquetes más antiguos de kernel (núcleo) y haciendo clic en Aplicar. Nota: el sistema requiere que al menos esté instalado el núcleo más reciente. Es imperativo que exista al menos un paquete kernel instalado en el sistema y que haya al menos 250 MB libres en la partición correspondiente a /boot.

Cómo mínimo y siendo suficientemente precavidos, conviene disponer de al menos 5 GB de espacio libre en la partición donde se encuentre /var/cache/yum.

Solo actualizar hacia Fedora 13 desde Fedora 12.

Si, por mencionar un ejemplo, se utiliza Fedora 9, jamás debe intentarse actualizar directamente hacia Fedora 13. Primero hay que actualizar hacia Fedora 10, luego hacia Fedora 11, Fedora 12 y finalmente hacia Fedora 13. Romper esta regla solo traerá problemas y se obtendrá un sistema inestable o inutilizable.

Desinstalar todo lo posible y dejar solo lo indispensable.

El proceso de descarga de paquetes para actualizar el sistema puede llegar a demorar muchas horas. En algunos casos puede demorar toda la noche. El proceso de actualización demorará menos tiempo sí se desinstala primero todos los juegos y paquetes grandes. Recomiendo desinstalar todos los juegos como OpenArena, Wesnoth, Tuxracer, Supertux, etc., así como también todos los paquetes de desarrollo presentes (todos los paquetes *-devel-*). Es buena idea desinstalar también OpenOffice.org y otros paquetes de gran tamaño como Blender, Gimp, WxGTK (utilizado por aMule) o Mono-core. Todo lo anterior se puede volver a instalar luego de finalizada la actualización.

Esta recomendación también puede ser muy útil para evaluar que es lo que realmente se utiliza y que es lo que solo ocupa espacio de más en el disco duro.

Desinstalar paquetes ajenos a Fedora y RPMFusion.org.

A fin de evitar problemas de dependencias, conviene desinstalar todos los paquetes que sean ajenos a los depósitos oficiales de Fedora y RPMFusion.org (sí acaso se utiliza éste almacén YUM). Paquetes como flash-plugin, Opera, Skype y RealPlayer pueden quedarse pues funcionan en cualquier versión reciente de Fedora. Cualquier otro paquete que se haya instalado, como por ejemplo ClamTk y similares, que se hayan instalado desde otros depósitos o sitios de Internet, se recomienda desinstalarlos.

Anaconda, el instalador de Fedora, realiza la actualización haciendo yum -y upgrade --skip-broken en el trasfondo, de modo que los paquetes con dependencia rotas se dejen como están. Ésto evita problemas al momento de actualizar, garantizando que el proceso se realizará con un mínimo de posibilidades de fallar. Más vale evitarse sorpresas y desinstalar todo aquello que provenga de depósitos o sitios ajenos a Fedora o RPMFusion.org.

Utilizar la herramienta preupgrade.

Por lo general preupgrade viene preinstalado. Sí acaso está ausente, instalarlo desde Sistema ? Administración ? Añadir/Quitar software.

Para ejecutar preupgrade, pulsar simultáneamente las teclas ALT y F2, lo cual abre un diálogo desde el cual se puede invocar preupgrade.

Lo anterior solicitará la clave de root (administrador) para poder iniciar preupgrade.

La herramienta preupgrade permite actualizar el sistema de manera relativamente fácil. La herramienta descarga todo lo necesario para actualizar el sistema. Una vez concluida la descarga de los componentes, permite reiniciar con una imagen de sistema que realizará la actualización de todos los paquetes del sistema.

El procedimiento, como ya lo he mencionado, puede demorar varias horas, dependiendo de la cantidad de programas y aplicaciones instalados. En mi caso, el proceso de descarga de paquetes demoró toda la noche en ultra-portátiles con Intel Atom N270 a 1.60 GHz y 1 GB RAM y se llevó media mañana el proceso de actualización de paquetes.

Sí acaso estuviese instalado, eliminar referencias de bootchartd en grub.conf.

Bootchartd es una herramienta que se utiliza para crear gráficas que miden los tiempos de los procesos durante el arranque. Es una herramienta para medir desempeño y jamás viene instalada de modo predeterminado.

Con el fin de realizar mediciones y comparativas, algunas de las versiones de núcleo que compile para realizar pruebas incluían init=/sbin/bootchartd. Cuando se actualizó el sistema a Fedora 13, el nuevo núcleo se añadió con este parámetro. Sí bootchartd está instalado al momento de proceder a actualizar, ocurrirá un error al momento de reiniciar pues habrá un parámetro que devuelve una cadena 0. Es por esto que recomiendo utilizar un editor de texto y eliminar las todas las referencias de bootchartd en /etc/grub.conf.

Sí falla proceso de actualización, tener a la mano DVD o juego de CD de instalación.

Sí acaso algo fallara durante el proceso de actualización o la actualización deja el sistema inutilizable, tener a la mano DVD o juego de CD de instalación. Es una probabilidad poco probable, pero a fin de cuentas es un escenario que pudiera presentarse. Por eso mismo es que nuestra primera recomendación es respaldar toda la información importante antes de proceder a actualizar.


Atención: Salvo que se indique lo contrario, la licencia del texto de este documento es Creative Commons Reconocimiento 2.5, mediante la cual usted tiene permitido copiar, modificar, comunicar y distribuir el contenido de este texto, de manera total o parcial, y publicarlo o difundirlo en cualquier otro sitio de Internet o medio de comunicaciòn, siempre y cuando incluya o cite (1)el nombre de este sitio de Internet, (2)enlace permanente de este documento, (3)nombre del autor y (4)la misma licencia de distribución.

Opciones: Imprimir | Recomendar | Enlace permanente

Twitter Facebook Google Bookmarks Bitacoras.com Wikio Menéame Technorati Bloglines Digg Yahoo Buzz

Seguimientos (Trackback)

URL de seguimiento para esta entrada:
http://www.alcancelibre.org/trackback.php/recomendaciones-actualizar-f12-a-f13
  • Recomendaciones para poder actualizar sin sufrimiento (y sin utilizar terminales de texto) de Fedora 12 a Fedora 13.
  • 0comentarios
  • Crea cuenta nueva
Agregar comentario

Los siguientes comentarios son de la persona que los haya enviado. Este sitio se deslinda de cualquier responsabilidad respecto de las opiniones expresadas por los participantes en nuestros foros y secciones de comentarios, y el hecho de publicar las mismas no significa que se esté de acuerdo con éstas.