Si algunos de nuestros foros, manuales, ALDOS, paquetería o proyectos te han resultado de ayuda, apreciaremos mucho nos apoyes con un donativo.

Jonathan Schwartz revela interesantes anécdotas que jamás pudo relatar cuando era presidente ejecutivo de Sun.

Jonathan Schwartz ha publicado en su bitácora personal varias cosas curiosas y sorprendentes, que en su momento, cuando era presidente ejecutivo de Sun Microsystems, le fue imposible revelar. Cuenta como fue que Steve Ballmer y Bill Gates le pidieron regalías por OpenOffice.org y como fue que Steve Jobs, de Apple, lo amenazó con demandar por el proyecto Looking Glass.

Schwartz inicia su artículo con un título bastante elocuente: Los buenos artistas copia, los grandes artistas roban.

En 2003, luego de presentar el prototipo de escritorio Linux denominado Project Looking Glass, Steve Jobs lo llamó a su oficina para decirle que todos los efectos del escritorio de Looking Glass violaban la propiedad intelectual de Apple y que si llegaban a comercializarlo, los demandaría.

Schwartz respondió a Jobs con cierta elegancia que Mac OS X, al estar basado sobre Unix, seguramente estarían haciendo uso de algunas patentes y que seguramente eran propiedad de Sun Microsystems, citando también algunas anotaciones en una presentación de Jobs que eran idénticas a las de Concurrence, un programa para crear presentaciones propiedad de Lighthouse Design, una compañía que que Schwartz ayudo a crear y que luego fue adquirida por Sun Microsystems. Steve Jobs se quedó en silencio.

Sun eventualmente abandonó el proyecto y las presiones de Steve Jobs jamás fueron parte de los motivos.

La experiencia con Jobs sirvió como preparativo más adelante para enfrentar a otros dos enemigos: Steve Ballmer y Bill Gates de Microsoft. Éstos se reunieron con Scott McNealy, quien era presidente ejecutivo de Sun Microsystems en se tiempo y fue acompañado por Schwartz y Greg Papadopoulos en la sala de conferencias Menlo Park. Bill Gates fue directo al grano: «Microsoft domina el mercado de conjuntos de productividad de oficina y nuestras patentes se pueden ver sobre todo OpenOffice.» Fue un comentario similar al de Steve Jobs, pero con una diferencia, pues en seguida Gates añadió: «Estaremos felices de venderles licencias,» lo cual en realidad significaba que Microsoft quería regalías por cada descarga de OpenOffice.org, la versión digital de la extorsión de pandilleros.

Siendo que Microsoft estaba bastante bien familiarizado con la práctica de imitar productos exitosos, hacer uso de su poder para distribuir el producto y luego eliminar a la competencia, Schwartz respondió a Gates: «hemos visto .NET y ustedes están haciendo uso de una enrome cantidad de patentes de Java. Así que ¿Cuanto nos vana apagar ustedes por cada copa de Windows?» En conclusión, fue un encuentro breve.

Schwartz, refiriéndose a este particular caso, comenta: «Entiendo el valor de las patentes —ofensivamente y, de manera más importante, para propósitos de defensa. Sun tenía un invaluable tesoro con las más valiosas patentes de Internet —desde búsqueda hasta componentes micro-electrónicos— así que difícilmente alguien en la industria de la tecnología podía ir en nuestra contra sin el temor de un contra-ataque. La mejor defensa es la ofensiva obvia.»

Schwartz opina que para una compañía del ramo de la tecnología, ir a la ofensiva con patentes parece un acto de desesperación, confiando en las cortes en lugar del mercado. Un ejemplo de litigio frívolo es la demanda de Nokia en contra de Apple —ésta difícilmente ha frenado el gran momento de iPhone (puede decirse que incluso se ha acelerado). Así que solo falta ver quien será el primero en demandar por violación de propiedad intelectual por iPad, tal vez aquellos que son dueños de un cadáver de Go Corp., pionero de las computadoras en forma de tableta. Aunque en este caso sería AT&T. Lo cual deja mucho a la expectativa.

Schwartz comenta que el más extraño de lso casos fue la demanda de Kodak en contra de Sun. Kodak adquirió una patente de un fabricante de computadoras que ya desapareció (Wang), con el único propósito de demandar a Sun Microsystems por tecnología esotérica, Java RMI (remote Invocation Method). Considerando lo inmaduro que era el negocio de tecnología de Kodak (comenzaban a incursionar en el mundo digital) y que eran clientes de Sun Microsystems, hubo pocos argumentos para responder. La corte decidió que Sun debía pagar 100 millones de dólares a Kodak, una compañía que difícilmente uno asociaría con Java RIM.

Estos son algunos de los secretos que tuvo que callar Schwartz siendo presidente ejecutivo de Sun. Y todas resultan anécdotas interesantes que seguramente pasarán a formar parte de la historia.

Fuente: Bitácora personal de Jonathan Schwartz.


Atención: Salvo que se indique lo contrario, la licencia del texto de este documento es Creative Commons Reconocimiento 2.5, mediante la cual usted tiene permitido copiar, modificar, comunicar y distribuir el contenido de este texto, de manera total o parcial, y publicarlo o difundirlo en cualquier otro sitio de Internet o medio de comunicaciòn, siempre y cuando incluya o cite (1)el nombre de este sitio de Internet, (2)enlace permanente de este documento, (3)nombre del autor y (4)la misma licencia de distribución.

Opciones: Imprimir | Recomendar | Enlace permanente

Twitter Facebook Google Bookmarks Bitacoras.com Wikio Menéame Technorati Bloglines Digg Yahoo Buzz

Seguimientos (Trackback)

URL de seguimiento para esta entrada:
http://www.alcancelibre.org/trackback.php/schwartz-cuenta-anecdotas-ceo-sun-micros
  • Jonathan Schwartz revela interesantes anécdotas que jamás pudo relatar cuando era presidente ejecutivo de Sun.
  • 0comentarios
  • Crea cuenta nueva
Agregar comentario

Los siguientes comentarios son de la persona que los haya enviado. Este sitio se deslinda de cualquier responsabilidad respecto de las opiniones expresadas por los participantes en nuestros foros y secciones de comentarios, y el hecho de publicar las mismas no significa que se esté de acuerdo con éstas.