Si analizamos un poco los contextos, se plantea un problema para la industria que ha invertido miles y miles de millones de dólares en edificios de oficinas. ¿Cuál es la justificación para la existencia de un edificio de oficinas de 40 pisos si estará desocupado en su mayor parte? La pandemia de COVID9 hizo la vida más sencilla para muchos empelados que en muchos casos llegaron a ahorrar hasta dos horas de viaje de ida y dos horas de viaje de vuelta y poder dedicar todo ese tiepo a otras actividades como la familia. Muchas empresas descubrieron lo innecesario que resultaba rentar oficinas para algunas operaciones. Hay mucho que analizar y mucho que pensar al respecto.

NPR informó, vía Slashdot, que el mes pasado Apple decidió posponer su plan después de que más de mil empleados firmaran una carta abierta llamando a este plan como ineficiente, inflexible y una pérdida de tiempo. «Dejen de tratarnos como niños de la escuela a los que hay que decirles cuándo estar y qué tarea hacer», escribieron. Fue una prueba más del cambio en el equilibrio de poder entre la gerencia y la base, ya que la demanda de trabajadores alcanzó niveles récord en el último año.

A las empresas les resulta difícil hacer cumplir políticas y mandatos impopulares cuando temen que sus trabajadores simplemente renuncien. Los trabajadores de mapas de Google, que son empleados de la empresa de tecnología Cognizant, también decidieron contraatacar. Se pusieron de acuerdo con el Sindicato de Trabajadores del Alfabeto y firmaron una petición citando los temores de COVID, los costos de viajar al trabajo y el aumento en la productividad y la moral que los empleados han experimentado mientras trabajaban desde casa.

Incluso cuando algunas empresas buscan traer de vuelta algo similar a lo que fue la antigua vida de oficina, otras se preguntan: ¿Para qué sirve la oficina de todos modos?

En un momento representativo de la situación, el reportero de NPR también visitó una empresa de consultoría de gestión, donde su nuevo gerente de recursos humanos ―que comenzó en mayo― admite que «Es difícil incluso imaginarse ir a la oficina al 100%. No creo que pueda hacerlo. Nunca más».

Fuente: NPR.

Siguiente Entrada Entrada Anterior