La construcción de nuevas instalaciones de fabricación en EE. UU. se ha disparado un 116 % durante el último año. Hay enormes fábricas de circuitos integrados en construcción en Phoenix: Intel está construyendo dos en las afueras de la ciudad; Taiwan Semiconductor Manufacturing está construyendo otra. Y las plantas de aluminio y acero que se están construyendo en todo el sur. Decenas de empresas más pequeñas están haciendo movimientos similares, según Richard Branch, economista jefe de Dodge.

Se hace evidente una re-evaluación importante de las cadenas de suministro a raíz de los cuellos de botella en los puertos, la escasez de piezas y los costos de envío que se dispararon y que han causado estragos en los presupuestos corporativos en los EE. UU. y en todo el mundo.

En enero, una encuesta de UBS a ejecutivos de alto nivel reveló la magnitud de este cambio. Más del 90% de los encuestados dijeron que estaban en proceso de trasladar la producción fuera de China o que tenían planes de hacerlo. Y alrededor del 80% dijo que estaba considerando traer algo de regreso a los EE. UU. Aunque México también se ha convertido en una opción popular.

Fuente: National Review.

Siguiente Entrada Entrada Anterior